¿Cuál animal representa mejor nuestra marca?

¿Hay algo que tengan en común la marca de jóias tous, Puma, Twitter, o Bacardi? si respondemos a la ligera, quizás parece que nada. Pero si observamos de nuevo, todas se encuentran asociadas a un animal.

¿Casualidad?

Posiblemente si, en ciertos casos. Por ejemplo Bacardí, incluye la imagen de un murciélago en su logotipo para recordar la presencia de murciélagos que había en su primera destilería.

Pero generalmente, dentro del mundo de la publicidad y del marketing no existen las casualidades. En otras palabras, no deberían existir ya que una marca no se trata de un logotipo sino de un conjunto de significados.

Las marcas deben ser entendidas no como un logotipo sino como el contingente de valores, con los que queremos representar nuestra empresa y nuestros servicios ante los ojos del público  objetivo. En su gran mayoría, las personas cuentan con un ideal de cómo quieren que se vean ante sus clientes.

No obstante, no siempre se consigue ese ideal, quizás porque no se ha analizado e identificado de la manera correcta la estrategia y las acciones que se deben llevar a cabo, o porque existe una incoherencia manifiesta entre lo que nos gustaría ser y lo que realmente somos y hacemos.

O bien, porque no se esta sabiendo crear o proyectar los significados de la forma adecuada. Los significados pueden ser creados de diferentes formas: 

  • A través de nuestra identidad visual, verbal y actitudinal, es decir, a través de cómo se muestra nuestra marca, cómo habla y sobre todo cómo se comporta.
  • A partir de la construcción de valores y atributos que nos ayuden a crear una personalidad adecuada a lo que queremos transmitir. 
  • Mediante la creación de imaginarios de marca a partir del branding asociativo.
  • A partir del uso de los 12 arquetipos de personalidad de Jung, los cuales podemos adaptar para crear una personalidad de marca propia que nos permita proyectar los significados que nos interesa. 
  • Mediante la simbología animal, de la cual nunca te he hablado y hoy quiero centrarme en ella.

Y es que, mucho antes de que el ser humano fuera humano era animal, lo que ha sido un hecho constatado a nivel mundial, donde la simbología animal ha sido usada desde nuestros orígenes y en todas las culturas a fin de construir significados que son relevantes.

Tanto los Mayas, como los egipcios, fenicios, griegos o romanos, mostraban a menudo en sus heráldicas, pinturas, escudos, monedas, mitologías y cuentos.

Beneficios de asociar una marca con un animal

  1. Resulta más sencillo que recordemos un animal que un logotipo, por lo que hace que la marca sea reconocible de forma sencilla entre todas las demás. Basta con citar ejemplos como el toro de Osborne, el cocodrilo de Lacoste, el conejito de Playboy o el osito de Tous.
  2. Induce a relacionar la marca con una o diversas características concretas del animal. El caballo en Ferrari y Porsche, nos lleva a la asociación con la velocidad y potencia propias de este animal. 
  3. La simbología animal ayuda a dotar a la marca de mensajes que son fácilmente decodificables.
  4. Contribuye a construir el imaginario deseado para tu marca. Por ejemplo, el leopardo y la pantera resultan perfectos para construir un universo de elegancia, personalidad y exclusividad de marcas de joyas como Cartier.